Nakahara, considerado el mejor chef de Japón en cocinar la carne de wagyu, comenzó a servir este bocadillo a sus clientes habituales hace ya cuatro años. El ‘Sando’ es un filete grueso de carne de wagyu que se sirve entre dos trozos de pan blanco sellados con mantequilla y untados con mermelada de tomate. En los últimos dos años, han sido varios chefs japoneses los que han comenzado a adaptar este bocadillo a sus platos.

En América, en los últimos tres meses han sido al menos siete chefs los que han incluido este delicioso sándwich en sus cartas, siendo Daniel Son de LA Kura el primero cuando en octubre creó dentro de su carta un apartado dedicado al ‘Sando’ en su Sushi Bar. Las redes sociales han sido las que han ido creando gran admiración por todo lo japonés en los ciudadanos de los Estados Unidos. Por eso se prevé que el emparedado de wagyu sea una de las tendencias más populares en Instagram a lo largo de este nuevo año.