La Organización Mundial de la Salud ha publicado un plan para ayudar a eliminar las grasas trans del suministro mundial de alimentos durante los próximos cinco años. Desde la sede de Nueva York han confirmado que su objetivo principal es eliminar este tipo de grasas por el peligro que tienen al estar relacionadas con el desarrollo de enfermedades crónicas. “Eliminar las grasas trans es fundamental para prevenir las muertes en todo el mundo”, explican en un comunicado.

La OMS estima que comer estas grasas -presentes en alimentos procesados y horneados- provoca al año más de 500.000 muertes por enfermedades cardíacas. “Es un nivel de crisis y ahora mismo es uno de nuestros objetivos contra los que luchar”, ha declarado el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Desde la organización estiman que esta labor se puede lograr en cinco años porque es un proyecto que está ya en marcha en muchos países. Por ejemplo, Dinamarca lo logró hace 15 años y, desde entonces, Estados Unidos y otros 40 países desarrollados más han estado trabajando para eliminar las grasas ‘trans’ de nuestras dietas.