Hace unos días, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) volvía a recuperar un tweet donde alertaba a los usuarios que la carne de vacuno envasada no era más que “un conglomerado de ingredientes que dan lugar a un producto, a veces de calidad insuficiente y con fallos de higiene”. El estudio, publicado el 24 de febrero del 2015, comparaba 22 tipos de encases de carne picada (o preparado de carne) llegando a la conclusión de que la mayoría de las veces lo que uno echa en su carro no es carne picada. De hecho, en ocasiones, el porcentaje de carne es inferior al 80%.

Entonces, ¿qué es el resto de ingredientes que encontramos dentro del envase? Pues según lo que afirma la OCU se trataría de un “preparado de carne” o “Burger Meat”- es el término con el que las marcas tienen licencia para venderte el producto- a base de mezcla de aditivos, sulfitos, espesantes, cereales o vegetales que se usan como aglutinantes. El problema es cuando el consumidor no se entera debido a que no se especifica de forma clara el contenido. Por esta sencilla razón, la organización recomienda que todas aquellas personas que deseen comprar carne picada, que se la pidan al carnicero directamente, la guarden en la parte más fría de la nevera y la consuman en las siguientes 24 y 48 horas.

Del total de marcas analizadas, hay seis en total que reciben una buena valoración. Y son: «El Corte Inglés Vacuno añojo picada 1º B», «Gourmet (Aldi) Carne picada vacuno para freír», «Eroski Basic Preparado de carne vacuno»«El Pozo Vacuno estilo carnicería», «E. Leclerc Picada de añojo» y «Tradivac Preparado de carne picada añojo».