Siempre están un poco escondidos en las fotos. Un borde redondo podría sobresalir por detrás del codo de un cocinero en una cocina. Otro borde se puede vislumbrar en el momento en que se abre un frigorífico detrás de la barra. Son tesoros. Dentro de cualquiera de ellos se pueden encontrar salsas frescas, una mezcla de hierbas recién cortadas o cualquier tipo de comida. Están etiquetados, temporalmente, con cinta de pintor porque contienen algo que no durará, algo que se usará ahora mismo, esta noche, que se sacará de debajo de la barra y se terminará en un abrir y cerrar de ojos. Este es el protagonista de la cocina moderna del restaurante: el tupper.

Este tipo de contenedores son la columna vertebral de casi cualquier restaurante, desde el más humilde hasta el de más alto nivel. Los restaurantes con iluminación perfecta los esconden en su congelador y los apilan discretamente cerca de la estación de preparación. No son un dispositivo moderno ni una placa de cerámica sexy. Y, ciertamente, no son nuevos. Más bien, son el signo de una cocina nueva, ocupada y que trabaja, y son una parte profundamente arraigada a la cultura del restaurante.

“No solo pueden usarse para el almacenamiento, sino también para comer y beber, ya que el vidrio generalmente está prohibido en la cocina”, dice el chef Nick Cobarruvias. Pero los contenedores de plástico de cuartos no se han convertido en un elemento básico porque son una tendencia o porque hacen que los chefs se vean geniales. Se han convertido en un elemento básico de la cocina porque son versátiles, reutilizables sin fin y hacen que trabajar en una cocina sea infinitamente más fácil.