A los que madrugan todos los días y no tienen ningún problema al respecto no tenemos nada que decirles pero si estás en el saco de los que el hecho de madrugar es más bien una tortura, hay algo importante que queremos que sepas.

Varias investigaciones señalan que levantarse pronto por la mañana favorece la productividad ya que a esas primeras horas del día se puede reflexionar de forma más pausada, pensar detenidamente así como organizarse y planificarse. Y no solo eso, según un estudio publicado recientemente por la revista Obesity las personas que adelantan sus alarmas toman decisiones más sabias en cuanto a la alimentación.

Después de entrevistar y monitorizar los hábitos alimenticios de unos 2.000 voluntarios, los investigadores señalaron que durante la tarde, las personas noctámbulas son las que más tendencia tenían a elegir alimentos grasos y azucarados.

Además de los alimentos, también se demostró que los horarios de comida en general de las personas que normalmente se acuestan a altas horas de la madrugada eran mucho menos regulares y tendían más a los snacks que los madrugadores.

Así que ya sabes, si pretendes empezar a cuidar tu alimentación, empieza por adelantar el reloj.