¿Qué más se le puede pedir a una isla como Las Palmas de Gran Canaria que cuenta con sol, playa y buen tiempo los 365 días del año? Pues una buena oferta gastronómica para saborear a orillas del mar mientras contemplas con mojito o cerveza en mano (si puede ser Tropical mucho mejor) la maravillosa puesta de sol. En La Bikina, todo esto sucede. ¿Lo mejor? Que nada tiene que ver con el típico chiringuito de playa por el que alguna vez muchos nos hemos dejado caer (consciente o inconscientemente).

Se trata de una pequeña cantina situada a pocos metros de la playa de Las Canteras, la playa urbana principal de la isla. A primera vista cualquiera podría pensar que se trata de un mexicano dado los llamativos colores que respiran sus paredes y demás elementos que conforman el mobiliario, sin embargo, aquí lo que se lleva es la fusión de cocina asiática y sudamericana. Eso sí, todo con productos de temporada.

Dirigido por un chef español y un cocinero indonesio, La Bikina ofrece una amplia variedad que va desde samosas, tamales, pad thai, ceviches a base de salmón, suculentas hamburguesas con carne de buey bien jugosas y acompañadas por una ración de patatas hasta tacos con carne de cabra. Este último es uno de los platos estrella del restaurante, por ello crearon la ‘tacaña’ una especie de pack a base de un taco y una caña por solo 2,50 €.

Las bebidas también suelen triunfar, sobre todo los mojitos y daiquiris, imprescindibles en verano. Pero también de los vinos, las sangrías y los zumos naturales, no hay que olvidarse nunca de los abstemios.

Un auténtico festival de cocinas y sabores que cuando lo pruebes no podrás evitar repetir.