Pedir comida a domicilio es una de las acciones más rápidas a la vez que satisfactorias que se pueden hacer a través de una app. Pero a nadie se le había ocurrido qué hacer cuando estás en la playa o paseando por un parque y te apetece comerte una pizza. Hasta ahora las opciones eran claras: o acercarte a su restaurante a comerla allí o ir a casa y pedirla a domicilio. Por eso, a partir de este mes Domino’s Pizza comenzará a repartir en Estados Unidos en diferentes áreas de reunión y puntos de referencia con el objetivo de encontrar de una forma más fácil a sus clientes.

Los usuarios de la aplicación sólo tendrán que encontrar cuál es su punto de acceso más cercano a su ubicación y pre-pagar el pedido. “Escuchamos a los clientes y su necesidad de entrega de pizza en lugares sin una dirección tradicional”, explica Russell Weiner, presidente de Domino’s USA.

A partir de ahora esta función de su aplicación permitirá a los amantes de la pizza pedirlas a la dirección en la que se encuentren. Sea donde sea, en la playa, en un parque o en una plaza, por ejemplo. Mientras, en España seguiremos esperando a que creen nuestro mapa de puntos de referencia Domino’s.