La kombucha “es una bebida milenaria conocida como el elixir de la vida”, explican desde Komvida. “Cuenta la leyenda que los Samuráis ya bebían kombucha antes de la batalla para conseguir un plus de energía”. La kombucha, para el que no la conozca, es una bebida fermentada 100% natural que se produce con ingredientes ecológicos, que incluye burbujas muy, muy finas y que aporta menos calorías que una manzana. Esta bebida está arrasando en los stands de Estados Unidos y se está empezando a consumir mucho más que cualquier refresco al tratarse de una alternativa más saludable.

Komvida es la primera kombucha premium y ecológica de España. Presentada en envases de vidrio reciclables, está disponible en tres sabores distintos.

Komvida nació de la mente de dos emprendedoras extremeñas: Nuria Morales, ingeniera química y experta en fermentados, y Beatriz Magro, con una amplia experiencia en comunicación. Ellas mismas son las encargadas de todo el proceso de creación de la kombucha desde su fábrica de Fenegal de la Sierra, en la provincia de Badajoz. Esta bebida se obtiene de la fermentación de una colonia simbiótica de bacterias y levaduras llamada scoby que, mezclada con té verde, azúcar de caña, agua mineral y zumos naturales, da como resultado un sabor intenso y exquisito y una fina burbuja absolutamente natural que se produce debido a la propia fermentación.

Komvida, además, cuenta con el certificado ecológico y con el aval de Kombucha Brewers Internacional, la asociación de kombucheros más prestiogiosa del mundo. Además, al no alterar ni suprimir ninguna de sus propiedades naturales, la kombucha se considera un alimento vivo y probiótico al introducir en el cuerpo microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino. El consumo de este tipo de bebidas mejora el sistema inmunológico, la digestión y la flora intestinal.