Quien opine que las barbacoas son solo cosa del verano es porque todavía no ha podido saborear lo que sale de las parrillas de Jimbo. Un nuevo espacio situado en el castizo barrio de Chamberí dedicado a ofrecer barbacoas de humo, muy típicas del sur de Estados Unidos.

Una técnica en la que se cocina de forma muy lenta y con distintos tipos de leña que le otorgan ese sabor tan característico y permitiendo, además, que la carne conserve todo su jugo. Entre sus especialidades destacan el Brisket macerado con especias, Pulled pork adobado con azúcar moreno y especia y Costillar de cerdo sazonado con chili en polvo y especias y untado con salsa BBQ casera. Los platos se sirven en una bandeja con posibilidad de acompañarlos con una serie de sides como el puré de patata, los famosos mac n’cheese, baked beans o la mazorca de maíz ahumada. Y cómo no, de una buena cerveza.

 

Y es que además de smokehouse, Jimbo ofrece 10 grifos de cerveza que cambian periódicamente excepto dos, que son de su propia fábrica de cerveza.

Si después de haberte zampado todo lo de plato tienes ganas de más, o de algo dulce para concluir tu comida o cena, no dejes de probar las dos opciones de postre: S’mores, nubes tostadas en un sándwich de galleta casera y chocolate y el helado de donut al que se le pueden añadir toppings o siropes caseros. Manjar de dioses.

Guardar