Como dice Papa Topo, lo que más nos gusta del verano es poder tomar helado, es tan dulce y refrescante, sin él no hay nadie que aguante. Los hay de mil tipos y sabores – cada vez más raros como de curry, de paella o de fabada – pero los nostálgicos siempre recordaremos esos helados que comprabamos las tardes de verano para merendar en la piscina. ¿Te acuerdas de todos ellos? Muchos ya desaparecieron con el paso de los años. Hoy en Tapas Magazine nos ponemos nostálgicos y te recordamos aquellos helados de los que disfrutabas en tu infancia pero que hoy ya no podrías comprar porque no los siguen fabricando.

Helados que se derritieron con el paso del tiempo


Era uno de los clásicos de la familia de los cilindros helados que se iban empujando desde el fondo conforme los ibas devorando. Sus hermanos Mikolápiz, Mikopete y Mikocola corrieron diferente suerte. El pelo de la terroriifica bruja era deliciosa nata y chocolate, ¿recuerdas?

Helados que se derritieron con el paso del tiempo


A diferencia del Mikolápiz – que aún se sigue haciendo – Mikopete, al igual que Mikobruja dejó de fabricarse. Era de nata y fresa y la mejor parte era cuando llegabas al final y te encontrabas esa masa pastosa como de chicle. Era el premio perfecto por terminar tu helado.

Helados que se derritieron con el paso del tiempo


Mikoboy también tenía como premio especial un chicle. Este gracioso helado tenía una deliciosa cara de nata y un sombrero de chocolate que era lo primero que degustaban todos los niños al sacarlo de su envoltorio.

Helados que se derritieron con el paso del tiempo


De forma similar al sándwich de helado, el winner taco hacía referencia a los tacos y las fajitas mexicanas mucho antes de que estas irrumpiesen en la gastronomía poniéndose de moda en toda la faz mundial. El winner taco consistía en una parte de galleta y un recubrimiento de chocolate y cacahuetes.

Helados que se derritieron con el paso del tiempo


El hermano del Frigopie – aunque nunca fue tan popular ni tan querido – era también uno de nuestros preferidos que hoy en día ya no podemos disfrutar. El Frigopie era más dulce, pero sin duda el frigodedo era más refrescante (y siempre es mejor comerse una mano que un pie, ¿no?)

Samuel García

S4MU3LT4p4$12