Con el calor del verano solo apetece tomar cosas fresquitas, aunque si son dulces, mejor. Y una costumbre que parece que se ha perdido con el paso del tiempo es hacer polos caseros. Con lo ricos que están y lo fáciles que son de hacer. Te proponemos algunas formas de hacerlo. Lo único que te hace falta son unos moldes. Hazte con unos y metete en la cocina, aunque, lo prometemos, no será más de 15 minutos.

– Kiwi: tritura 5 kiwis pelados y mézclalos con 4 yogures griegos y añádele azúcar al gusto. Rellena los moldes y listo. Esto mismo lo puedes con fresas, melocotones, o la fruta que más te guste.

– De yogur: puedes coger del sabor que más te apetezca. Tan solo es batirlo y ponerlo en los moldes. Así de sencillo. El yogur coge una textura perfecta. Te recomendamos los que tienen trozos, salen buenísimos.

– Chocolate: mezcla cacao en leche y añádele un poco de nata líquida. Pruébalo y échale azúcar al gusto. La nata le da una textura especial, te recomendamos no te olvides de ella.

– Naranja: tan solo tienes que exprimir naranjas y añadirle azúcar si ves que van a quedar muy ácidos. Rellena los moldes y listo.

Cualquier fruta es buena para elaborar estos polos. Te recomendamos también la sandía y el melón que al contener tanta agua son frutas perfectas. Si ves que al triturar alguna va a quedar con mucha pulpa, cuela el caldo.

En 3 o 4 horas en el congelador ya estarán listos. La manera más fácil para sacarlos del molde es dejarlos debajo del grifo de agua caliente. Saldrán sin problemas.