A muchas personas les gusta tomar una bebida fría y con burbujas o carbonatada después de entrenar o de hacer ejercicio. Algunos prefieren estas bebidas al agua por considerarlas más refrescantes después de un duro entrenamiento. Hay quiénes, incluso, vinculan la motivación a la hora de hacer ejercicio con la cerveza. Sólo tienes que echar una ojeada a algunas de las carreras celebradas en Estados Unidos en las que, tras la línea de meta, ofrecen cerveza a los participantes.

Los organizadores de este tipo de carreras saben de sobra que cuando se termina un evento como este, una de las cosas más importantes es la celebración que ésta conlleva además de que los corredores quieren relacionarse los unos con los otros para hablar sobre la experiencia. Por eso, ofrecer cervezas en la línea de llegada es una manera de alentar a la gente a quedarse, animarse los unos a los otros y ampliar la celebración. Pero esto no termina aquí. Esto también es una estrategia para que, si la gente ha pasado un buen rato, se animen y se apunten a próximas carreras.