Si hay algo que nos guste más que comer con las manos es innovar en la cocina y convertir un plato de tenedor en uno de cuchara y colocar un tenedor donde tendría que haber una cuchara. No sabemos si nos hemos explicado bien, pero con esta receta tan rompecabezas vas a saber lo que queremos decir: que está todo muy bueno aunque el plato no tenga ningún sentido (aparentemente).

Convertimos una ensalada en un rico guiso de cuchara y de toma pan y moja.

Ingredientes:

  • 4 tomates grandes.
  • 250g de maíz para ensaladas.
  • 100g de hojas de espinacas frescas.
  • 2 patatas grandes.
  • Salsa de tomate.
  • ½ cebolleta.
  • Sal
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.

Preparación:

En una olla ponemos a cocer con agua caliente las dos patatas que hemos elegido para conformar la guarnición de este plato.

Mientras esperamos a que las patatas se cuezan, cortamos los tomates en tacos, evitando la pulpa, y picamos la cebolleta en trozos muy pequeños.

En una sartén rehogamos la cebolla hasta que quede bien pochada y cuando esté en su punto, incorporamos la salsa de tomate y removemos hasta formar una salsa espesa.

Pasamos esta salsa a una olla, espolvoreamos pimienta, sal, las patatas (peladas y cortadas en dados, el tomate cortado en dados y el maíz. Dejamos cocer hasta que esté bien hecho.

Servimos en un plato hondo y decoramos con las hojas de espinacas.

Pelamos las patatas y las picamos en trozos menudos