Vale que al acudir a nuestro festival de música favorito debemos dejar atrás muchas manías y no ser tiquismiquis (esos WC químicos ponen a prueba los escrúpulos de cualquiera), pero todo lo que sea mejorar es bienvenido. Y uno de los campos donde más margen existe para ello es, sin duda, la comida y la bebida, punto débil de muchos festivales.

Los que tenemos la buena costumbre de acudir al BBK Festival en Bilbao –este año entre el 9 y el 11 de julio– sabemos que uno de sus puntos fuertes es la posibilidad de compatibilizar a Future Islands, Alt-J o Delorean con el alto nivel gastronómico de la ciudad. Irse de pintxos por la mítica calle Licenciado Poza –e incluso tomarse una copita a continuación– y poder plantarse diez minutos después en la parada de los autobuses que te suben hasta el festival es un lujo al que no estamos muy acostumbrados (más información sobre qué lugares visitar al final del artículo) .

En cuanto a la zona de conciertos en sí, es cierto que aún hay mucho trabajo que hacer pero, además de que su sistema de pago es bastante más sencillo que el de otros festivales (¡muerte a los tickets!), este año podremos tomarnos un buen vino mientras vemos a nuestro grupo favorito. Ello será posible gracias a The Torres Wine Tour, un original foodtruck itinerante de la popular bodega. De todas las opciones que allí se servirán te recomendamos especialmente Rebels de Batea, una garnacha floral y fresca elaborada en Terra Alta y que pertenece al proyecto 7 Magnifics, una colección de vinos que pretende ser lo más fiel posible al terreno al que representan… y en esta ocasión lo consiguen.

Donde ir a comer y beber en Bilbao:

  • Mugi (C/ Licenciado Poza, 55): Pintxos como el de bonito con cebolla y platos como los huevos con tocino son la mejor manera de encarar con fuerza una nueva jornada de conciertos. Sorprendente su extensa oferta de vinos, pregunta al maestro Juanma para que te asesore.

  • Okela (C/ Maestro García Rivero, 8): Todo lo que te imaginas de una barra de pintxos. Magníficas las gildas y sabrosas las tortillas.

  • Gaztandegi (C/ Maestro García Rivero, 10): Consagrado al queso en todas sus variantes, imprescindible el pintxo de puerro relleno. No confundir con el bar del mismo nombre –y también bastante recomendable, todo sea dicho– en Particular de Indautxu.

  • Monty (C/ Heras, 16): Barra bien surtida y buen ambiente a todas horas. A destacar un clásico: el pintxo de bacalao al pil pil.

  • Churchill (Av. Sabino Arana, 1): Las mejores copas de la ciudad se sirven aquí. Ideal para hacer la digestión sentado en sus sillones chester o para tomar algo a última hora mientras decides cuál fue el mejor grupo del día.

  • La Compañía del Ron (C/ Maximo Aguirre, 23): Como era de esperar, es impresionante la colección de rones que atesoran, pero si os pedís un gin tonic tampoco saldréis decepcionados.