Es uno de los postres más típicos de Bélgica y Holanda y de los que más adeptos tiene alrededor del globo. Desde su tradicional preparación con dos placas de hierro y una rejilla donde se preparaban antiguamente hasta los moldes de silicona para el horno, ya puedes hacer gofres de una forma fácil y sencilla para comer a todas horas tanto en el desayuno como en el brunch o la merienda.

Ingredientes

  • 3 huevos

  • 1 taza y 3/4 de leche entera

  • 110 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

  • 1 taza de harina

  • 2 cucharaditas de levadura en polvo

  • Una pizca de sal

  • 60 gramos de azúcar blanco

  • Molde gofres de silicona

Preparación

Comienza batiendo los huevos hasta obtener una textura espumosa, cuando la consigas comienza a echar la leche poco a poco mientras sigues batiendo la mezcla. Añade la mantequilla y tamiza la harina con un colador directamente encima de la mezcla. Incorpora la levadura y la sal. Bate todo de nuevo. Añade el azúcar y sigue batiendo hasta conseguir una especie de masa.

Una vez tengas la mezcla, precalienta el horno a 200 grados y ves rellenando poco a poco los moldes previamente engrasados con mantequilla. Introduce los gofres en el horno entre 10 y 15 minutos, en función de la potencia de tu horno hasta que se doren ligeramente. Para la decoración derrite un poco de chocolate y viértelo encima junto con una bola del helado que más te guste y azúcar glass. ¡Listo para tomar!