Los snacks que estamos acostumbrados a tomar a media mañana o a media tarde cuando el hambre aprieta están muy bien, pero son aburridos. Existen otras muchas formas de matar el gusanillo de la gula y unas galletas de queso son la opción que más nos apetece en este momento. Te ayudamos a prepararlas.

Ingredientes:

  • 100g de harina.
  • Leche de soja o de vaca.
  • Una cuña mediana de queso al gusto.
  • Aceite de oliva o mantequilla.
  • Sal.

Preparación:

Rallamos el queso y cuando lo tengamos lo mezclamos con la cantidad indicada de harina, añadimos sal a la mezcla y un chorrito de la leche que finalmente hayamos elegido, o de soja o de vaca. Removemos bien y mezclamos para conseguir una masa homogénea y fácilmente manejable.

Sobre la bandeja del horno extendemos una lámina de papel vegetal para que la masa de las galletas no se quede pegada al horno cuando hayamos terminado de elaborarlas.

Sobre una mesa extendemos la masa, ayudándonos de un rodillo, y dando la forma que queramos a las galletas de queso. Después las trasladamos a esa bandeja de horno y las dejamos hacer hasta que se doren y a una temperatura de 180 grados.

Antes de cerrar el horno pintamos con mantequilla o aceite, con la ayuda de un pincel, la cobertura de las galletas para que doren antes y tengan un aspecto más apetecible.

Cuando estén hechas, retiramos del horno y dejamos enfriar antes de consumirlas.