Las galletas de mantequilla son un postre ideal para cualquiera que le guste el dulce y para acompañar un té en cualquier día frío de invierno. Te presentamos una receta que puedes variar a tu gusto decorando las galletas con azúcar por encima o con dibujos y colores hechos con azúcar glas. Seguro que si hay niños en casa las prefieren con mucho, mucho color.

Ingredientes

  • 200 gramos de mantequilla salada fría

  • 170 gramos de azúcar granulada

  • 1 vaina de vainilla cortada en forma longitudinal

  • 2 huevos grandes

  • 220 gramos de harina para todo uso

  • 150 gramos de azúcar fina para decorar las galletas

  • moldes para las galletas

Preparación

Tamiza la harina con ayuda de un colador y resérvala. Mezcla la mantequilla con el azúcar granulada y raspa ligeramente la vaina de vainilla encima. A continuación bate con ayuda de la batidora la mezcla anterior y añádele un huevo. Sigue batiendo hasta lograr una masa homogénea. Coloca la masa obtenida en un recipiente, tápalo y deja reposar en la nevera durante dos horas.

Pasado este tiempo, sácala de la nevera y espolvorea un poco de harina sobre la superficie para ayudar al rodillo (o la botella de vidrio) a extender la masa. Corta con los moldes la masa y ves colocando las figuras en la bandeja del horno sobre papel de pergamino. Bate el huevo que te queda y pinta las galletas con una brocha. Hornéalas durante 15 minutos a 180 grados. Por último, ves pasándolas una a una por azúcar o, si lo prefieres, dibuja sobre ellas con azúcar glas.