Se levantó en 1893 y hoy la Fortalesa de Sant Julià de Ramis, en Girona, se ha convertido en un complejo arquitectónico que acoge un museo de joyería único en el país, obras de arte, un hotel y dos restaurantes.

El estudio Fuses-Viader Arquitectes ha conseguido hacer que el hormigón dialogue con los vestigios de aquella construcción defensiva y con el entorno natural de la Muntanya dels Sants Metges, que fue declarada Bien Cultural de Interés Nacional en 2012. Es importante esa integración con el paisaje, por eso han evitado edificar, y han cubierto las construcciones con materiales naturales que se convierten en una extensión del campo colindante.

Así es como la innovación convive de manera armoniosa con la renovación; espacios como la Cúpula –una sala para eventos con una apertura cenital que deja pasar la luz iluminando lo que podría parecer el centro de la Tierra–, comparten fortaleza con el DOR Museum, levantado en las antiguas caballerizas, y el Hotel Sant Metges, que se ha transformado en un remanso de paz de 15 habitaciones con vistas exclusivas a todo el entorno, piscina, espacio wellness y hasta helipuerto. Está en la parte más alta, así que brinda a los que allí se hospedan una vista espectacular de los Pirineos y la Costa Brava.

Toda esta inmensidad arquitectónica busca que el huésped disfrute de la naturaleza y el arte en todo su esplendor. La gastronomía es parte fundamental de la experiencia y lleva el nombre de Jordi Cruz (cuatro estrellas Michelin), chef al cargo del restaurante gastronómico Atempo y del DOR Restaurant.

Como a cualquier cocinero, a Jordi Cruz le tira la tierra, y La Fortalesa ahora le da la oportunidad de elaborar toda la propuesta gastronómica de este enclave gerundense. El DOR Restaurant respira aires más informales y tradicionales. Producto local y cocina de proximidad que trata de acercar al visitante los sabores del entorno con un menú diario y otro de fin de semana.

La excelencia en los detalles, la reconocida experiencia en cocina, así como una cuidada hospitalidad en el servicio, forman el sello de distinción de la oferta gastronómica de Atempo, el restaurante gastronómico de la Fortalesa.

La cocina de Jordi Cruz brilla en este restaurante, la joya gastronómica del complejo por las vistas panorámicas del restaurante que aderezan una comida con (quizá) las miras puestas en Michelin al tener el buen hacer del ABaC por la dirección de Cruz y la ejecución del chef gallego Iñaki Aldrey (antes al frente de Ten’s, también de Jordi Cruz). Allí sirven algunos clásicos de Jordi como la parmentier con ibérico y huevo y el arroz con camisa de pichón, y otros nuevos que incluyen bogavante, bullabesa, plancton… Por dar pinceladas de un menú que seguro resulta ser una grata sorpresa y una muestra de la cocina de Jordi, quien define como “evolutiva e inquieta, basada en el producto y donde tiene lugar tanto la creatividad como la tradición”.

Pasado, presente y augurios de un futuro que se propone exquisito a la vista, al descanso y al gusto en La Fortalesa de Sant Julià de Ramis.