Una de las ventajas de vivir en el campo o de tener una buena terraza en plena ciudad es que cualquiera que se lo proponga puede aprovechar parte de su espacio para cultivar frutas, verduras y hortalizas con las que después elaborar platos sin necesidad de bajar al supermercado.
Requiere mucha dedicación y cuidado diario pero gracias a la tecnología, existen fórmulas con las que evitarás estar cada día mirando si esa lechuga que plantaste hace 5 días la crece o no crece bien.

Foop es un proyecto japonés que te permite cultivar plantas como lechuga, perejil albahaca, menta o rúcula en tu propia casa. Sí, dentro de casa. Se trata de un jardín hidropónico que dispone de unas pequeñas cajitas de cultivo especiales en las que introduces la semilla que desees  para luego verla crecer y, cuando esté lista, comértela. No necesita luz solar directa así que si no tienes un balconcillo/mini terraza/espacio que de el sol, tranquilo. Tiene el tamaño de una tostadora, aproximadamente, y funciona a través de una aplicación que conectas a través de tu móvil para poder ver el estado de la la planta. Esta detalla la temperatura, humedad, luz y agua de tu pequeño huerto urbano y se va adaptando en función del crecimiento.

Una vez la planta esté lista, la propia aplicación te envía una notificación para que puedas así retirar las verduras y marcarte una cena bien saludable.

Aunque por el momento solo se han lanzado 100 unidades a un precio de 350 €, pero si quieres disponer de uno entra en la web del proyecto y hazte con el tuyo.