Te apetecerá comértelo porque vistoso es un rato. ¿El único problema? Que nada de lo que vas a ver a continuación es comestible. Parece real pero si te fijas bien en los ingredientes de cada una de estas fotografías no son más que telas, chapas de cerveza, cordones de zapatos y alguna que otra esponja.

Así es el proyecto de Kristina Lechner. Una artista que ha conseguido conquistarnos a través de su Instagram y, concretamente, de un trabajo donde la imaginación y los alimentos son los principales protagonistas. Bueno, ellos y cada uno de los componentes con los que ha conseguido crear recetas tan típicas como una hamburguesa de carne, unos espaguetis o el mítico helado de sándwich.

Echa un vistazo y déjate sorprender por cada una de las piezas que la componen.

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece

‘Food Not Food’, un proyecto en el que nada es lo que parece