Hubo un tiempo (nostalgias aparte) en el que hablar de Ibiza era, para muchos, hablar de forma impepinable de noche, fiestas y macrodiscotecas. Porque sí, es cierto que en la isla balear siempre ha habido mucho trasiego nocturno… y también lo es que ha sido durante años la cuna de los mejores DJ internacionales. Pero lo que sí podemos negar es que ese haya sido siempre su único atractivo: sus calas de aguas cristalinas y sus mágicos atardeceres merecen el mismo protagonismo (o más, si cabe), del mismo modo que su gastronomía o sus licores, nacidos de plantas aromáticas cultivadas en sus campos (tanto en Ibiza como en Formentera), aunque sobre ellas no se sepa (o no se hable) tanto.

Quienes sí que pueden presumir de conocer absolutamente todos sus detalles son Carlos y Bartolomé, los actuales propietarios de la empresa Familia Marí Mayans. Ellos son la quinta generación de ‘alquimistas’ que convierten desde 1880 estas aromáticas en las Hierbas ibicencas, Frígola, Palo, Absenta o Ginebras más demandadas de las Pitiusas, reconocidas en todo el mundo.

Y lo hacen bajo una filosofía que sigue intacta tras 141 años de historia: maridan a la perfección una fórmula magistral basada en las recetas originales de sus antepasados con un espíritu de expansión que los ha llevado a exportar sus productos a Suiza, Alemania, Italia, Holanda, Bélgica, Austria, Rumania, USA, Andorra, Rusia, UK o Japón.

Aunque su producto más exportado son sus Hierbas, el primer licor que produjeron fue la Frígola, elaborado a base de tomillo y naranja y registrado desde hace más de un siglo por la empresa, cuyo nombre ostenta en exclusividad y, por lo tanto, no puede atribuirse a otras bebidas.

Otros de sus productos

Además, Familia Marí Mayans cuenta con tres ginebras: IBZ Premin Gin, que ofrece a los amantes de esta bebida la posibilidad de degustar un producto aromático, floral y herbal; IBZ 48 Premiun Dry Gin, destinada a los paladares más exigentes y con una sorprendente graduación; e IBZ Pink Strawberry, más suave y refrescante, con aroma a fresas y a críticos y con carácter ibicenco.

Deja un comentario