El Restaurante Cal Pep se ha quedado vació, sobre todo la barra donde se encontraba Pep Manubens, que tan amable se ha mostrado siempre. Aunque ya se retiró hace algunos años, ha dejado una huella única e incomparable de cocinero y restaurador.

Era el primero que llegaba y el último que se iba del establecimiento y sus paellas de los domingos no faltaban para sus familiares y amigos.

La barra gastronómica tenía tanto éxito -además de por su encanto natural- por los productos de tan buena calidad.

Durante los años 2005, 2006 y 2007, se vivieron con él momentos inolvidables como Casacas Rojas, según indican en la propia cuenta de Instagram. En octubre de 2007 se celebró el festival de Cal Pep, el cual fue todo un éxito, con una excelente gastronomía.

Deja un comentario