En Reino Unido, cada año se tiran al fregadero unos 50 millones de litros de vino, según datos de la organización británica WRAP. El diseñador galés Tom Cotton decidió buscar la solución a este desperdicio: cinco años le ha costado desarrollar eto, un decantador de indudable atractivo estético que mantiene el vino en perfectas condiciones durante al menos 12 días, gracias a un sistema de sellado que impide que entre aire en la botella, evitando así la oxidación del producto. Según asegura el equipo detrás del invento, que ha sido ya patentado, tests realizados por la Bangor University demuestran su eficacia, y el Master of Wine Richard Hemming no encontró diferencias perceptibles entre el vino de una botella recién abierta y el conservado en el dispositivo. Cotton necesitaba 55.000 libras para poder producirlo en serie, cantidad que logró reunir mediante crowdfunding en solo 32 horas. Ahora están recibiendo pre- reservas y gestionando la adquisición de la maquinaria y elementos necesarios para su producción. Por cierto, ‘eto’ significa ‘otra vez’ en galés. Pues eso, alcemos de nuevo la copa (etowine.com).

Eficacia probada. Pruebas en laboratorios independientes y catas con expertos han probado que eto funciona, aseguran sus creadores.