Si te cuentan que la mejor carne del mundo se encuentra a tan sólo hora y media de casa, no te lo crees. Cierto es que todo depende desde el lugar donde se lean estas páginas, pero siempre será bueno saber que si te aventuras por la A-3, a la altura de Tarancón, en la salida 79 tienes una parada obligada: Essentia.

Allí, desde 2016, se encuentra el restaurante que Riansares Loriente, tercera generación de una familia referente del sector cárnico en España, abrió junto a su marido, Felipe Sánchez, y que hoy se posiciona como destino gastronómico. El mérito: su apuesta por el producto de primera categoría. Muchas de sus verduras proceden de su huerto y reciben excelente pescado fresco cada día, pero en realidad es su carne el plato fuerte.

Para abrir boca sus torreznos de cerdo ibérico que ellos mismos crían y para seguir la chuleta de vaca finlandesa de raza Ayrshire, considerada como la mejor carne roja del mundo por su alta infiltración. Producto que el cocinero taranconero Toño Navarro interpreta con mimo o que ahora los comensales pueden terminar de cocinar en su recién inaugurada terraza con mesas-asador, dotadas de una plancha profesional que alcanza los 300ºC. Todo ello armonizado por grandes vinos que reposan en su cava subterránea.

Con tal festín, de postre más que un dulce puede que se antoje una cabezadita; a escasos pasos se alza el hotel Ansares, el último eslabón que le faltaba a Essentia para convertirse en un auténtico hogar para el viajero. Qué lejos quedan ya aquellos hoteles de carretera a los que daba pánico entrar. Éste cuenta con 70 habitaciones y todas las comodidades que cualquiera que se aloje podría desear.

Deja un comentario