Tomar café solo podría convertirte en un psicópata. Pero también el agua tónica, la col rizada, el brócoli y los rábanos, y es que varios estudios que relacionan la personalidad con el gusto por determinados alimentos vinculan los sabores amargos con características bastante oscuras. Pero tampoco es tan fácil como parece, no te asustes (todavía). Es cierto que existe alguna conexión entre las preferencias gustativas y la personalidad, sin embargo, la evidencia aún es escasa.

El último estudio relacionado con esto llevó a los investigadores a utilizar una herramienta en línea para encuestar a 500 adultos de diferentes edades y niveles educativos. A cada uno de ellos se les preguntó acerca de sus preferencias sobre los alimentos dulces y los sabores amargos, agridulces y salados además de analizar la personalidad de cada uno de los participantes. En los resultados encontraron que las preferencias de sabor amargo estaban asociadas positivamente con rasgos de personalidad “manipuladora”. Entonces, ¿qué ocurre con las personas amantes del café solo? Probablemente nada, ya que la asociación entre estas preferencias es tan pequeña que debe interpretarse con cautela.