Elektra nació con el objetivo de aunar en un mismo concepto una gran oferta de platos saludables para todos los públicos. Bajo el compromiso con la vida sana, con el cuidado de la alimentación y con la innovación de la gastronomía que ofrecen, surgió este local que, bajo un mismo paraguas, presume de fusionar cocinas y sabores en presentaciones vistosas y aptas para vegetarianos, veganos y omnívoros.

Chiqui Martínez de la Puente, en la dificultad de encontrar restaurantes donde contentar a sus hijos, él carnívoro y ella vegetariana, decidió en noviembre de 2016 abrir su propio restaurante uniendo su pasión por la decoración y su deseo de tener un local de restauración propio. De aquí surge la idea de llegar a todo tipo de público. Elektra, como se llamaba su abuela, gira en torno al producto bien seleccionado, fresco y de calidad. Sus proveedores, de proximidad, son Jiménez Barbero para las carnes o La Baguette y Madre Hizo Pan para los panes. Y bajo estas premisas está su asesor gastronómico e ideólogo de la carta, Emilio Salas.

El concepto de Elektra está en tratar de hacer un plato atractivo sin la necesidad de utilizar proteína animal, por ejemplo, sustituyendo los lácteos por la manteca de cacao o la leche de coco. Entre sus platos más aclamados están el steak tartar sirio, el nem cuon de vieira y gamba con guacamole y chutney de naranja o la lasagna boloñesa de buey.