Chigre es una casa de comidas que aúna modernidad y tradición y pone al alcance de los amantes del buen yantar lo mejor de la ‘tierrina’, con opciones para todos los gustos y una filosofía clara: buen producto, honestidad y cercanía. Aquí nunca falta la fabada con su compango, a la que se suman a diario otros guisos como el rabo de vaca joven estofado con parmentier, los callos y morros muy melosos a la moda de Oviedo, el arroz marinero de bogavante o el pitu de caleya al ajillo. Recetas que pueden disfrutarse en cualquiera de las zonas del agradable y amplio local porque aquí puedes comer en la barra o en el restaurante.

En barra puedes degustar el bocatín de calamares y alioli o la tapa de cachopín hecho en casa. A estos entrantes se suman las raciones, que saben al norte y a tradición como la ensaladilla rusa Chigre, las croquetas cremosas de jamón, la espectacular tortilla de patatas con cebolla caramelizada y pimientos, los fritos de pixín o la Tabla de quesos asturianos. Si nos sentamos en el restaurante sorprende su fritura de calamar con mariscos, su txangurro gratinado y sus exquisitas carnes como el steak tartar terminado en sala y el solomillo de vaca vieja con escalopín de foie y, por supuesto, no falta el cachopo. ¿De postre? Tarta de queso, por supuesto.