No sabemos si el Vodka Tonic se convertirá en el suplente del gin tonic o si convivirán los dos juntos para reinar en cada sobremesa y noche de copas. Lo que sí sabemos es que beberlo es una delicia y de hecho tanto beberlo nos ha enganchado al vodka. Tanto, que hemos descubierto un secreto para hacerlo a la perfección.

Si es la primera vez que te enfrentas a hacer vodka tonic en casa no entres en pánico porque no es nada complicado salir airoso de tan sencilla tarea. La receta no fallará siempre y cuando se usen productos de calidad, pero bueno, nada que tu no sepas. Para hacerlo confiaremos en Belvedere, el primer vodka reconocido internacionalmente por su carácter natural y sin aditivos. Suave, sutil, dulce y naturalemente limpio y delicado (seguro que algo tiene que ver que este mezclado con agua de su propia fuente pristina y elaborado íntegramente con Centeno Oro de Dankowskie).

Pero no solo eso, la marca se ha inventado el stirrer (infusionador) perfecto para utilizarlo en la elaboración del Vodka Tonic para darle un toque de aroma sin necesidad de tener que mezclar diferentes ingredientes en una misma copa. Así el vodka mantiene su protagonismo al equipararlo con ingredientes como la naranja, el té rojo, romero o canela. Pero, ¿cómo se usa?

– Se prepara el ingrediente seleccionado

– Se introduce cautelosamente en el stirrer sin llenarlo completamente.

– Se coloca la tapa del stirrer

– Servir el Vodka en el vaso, introducir el stirrer por el extremo de la tapa y dejarlo reposar durante un minuto.

– Añadir hielo, tónica y remover con el stirrer… ¡y listo!