Hace poco se hizo público que el Mandarin de la Ciudad Condal era el hotel de España con mayor ingreso medio por habitación, y sí, está claro que las tarifas por dormir allí hacen lo suyo, pero para subir la cifra hasta esas cotas hay que lograr que los huéspedes se tomen una copa en el Banker’s, que piquen algo en Terrat mientras disfrutan de las maravillosa vistas desde la azotea, que se tomen una tarde libre para relajarse en su spa… y, por supuesto, que se animen a probar la oferta gastronómica. En este caso, el aterrizaje de Ángel León hace casi un año supuso una dura competencia para Carme Ruscalleda y su Moments, a pesar de que éste atesore ya dos estrellas Michelin. Y es que la cocina del chef gaditano cuenta aquí con una versión suavizada en el espacio Bistreau, pero también existe la posibilidad de profundizar más en su propuesta gracias a La Mesa. Se trata de una barra con vistas a la cocina y espacio para tan solo doce comensales con un menú degustación en quince pasos que nos muestra una imagen mucho más cercana a la que lograríamos si bajásemos hasta El Puerto de Santa María para disfrutar de Aponiente (y su nuevo local situado en un molino de harina), especialmente si lo maridamos con los vinos de Jerez sabiamente elegidos para ello. Embutidos marinos, arroz plancton, parpatana de atún… Todos los clásicos de León y alguna sorpresa extra para, como afirman ellos mismos, “lograr capturar el alma del mar”.

(mandarinoriental.es/barcelona).