Los lectores de nuestra biblia gastronómica, la Guía Tapas para beberse y comerse España, se acordarán de que hace bien poco (han pasado escasos cinco meses, para ser más exactos) Alberto Fernández Bombín y Rodrigo Varona coincidían en que la alianza entre Quique Dacosta y Mandarin Oriental en el Ritz prometía ser un éxito seguro.

«Ramón Freixa, Paco Roncero o Cebo cuentan ahora con una competencia que viene a por todas, como no podía ser de otra manera: una reforma integral que impresiona por su luminosidad, un equipo humano de lujo, varios espacios llamados a ser referente en su categoría (a destacar el champagne bar y la coctelería Pictura), y al frente de todo ello Deessa, buque insignia capitaneado por un Quique Dacosta», explicaban ambos especialistas en las cosas del comer.

Y añadían: «el chef no duda en confesar su objetivo de alcanzar los máximos reconocimientos de la guía Michelin. El tiempo dirá si lo consigue». Y así ha sido, porque afortunadamente no se equivocaron: Quique Dacosta se ha hecho en la Gala de la Guía Michelin España y Portugal 2022, celebrada en El Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, con su primera estrella de la guía roja en la que es una de las citas gastronómicas más importantes del año.

Y lo ha conseguido de la mano Deessa, un espacio de diseño en el que el blanco nuclear es el gran protagonista y cuyo nombre ya es toda una declaración de intenciones, porque ‘deessa‘ significa diosa en valenciano y el topónimo de Denia proviene de la diosa Diana, una escultura de la cual estaba en el hotel y ahora luce en el jardín, justo enfrente de Neptuno, Dios de ese Mar tan importante para el chef.

Deja un comentario