El término nikkei se utiliza para referirse a los inmigrantes de origen japonés y a su descendencia. Asimismo, los nacidos en Japón se llaman issei, los hijos se denominan nisei, los nietos sansei, yonsei los bisnietos y gosei los tataranietos.

Sin embargo, en el mundo de la gastronomía se utiliza el concepto nikkei para referirse a la fusión de la cocina japonesa con la de los países que recibieron a los inmigrantes japoneses y, especialmente, con la cocina peruana. Los inmigrantes japoneses llegaron a Perú a finales del siglo XIX después de que los gobiernos peruano y japonés firmaran el Tratado de Paz, Amistad, Comercio y Navegación entre Perú y Japón de 1873.

Como ha sucedido en distintos países de América Latina, la llegada de inmigrantes procedentes de distintas partes del mundo provocó una mezcla entre la cocina del país receptor y la tradición culinaria del país de origen. La fusión de la cocina peruana y japonesa surge en un primer momento en los hogares peruanos y no llegó hasta los restaurantes hasta pasada la mitad del siglo XX.

La fusión se produce por la unión de técnicas e ingredientes peruanos y japoneses, para lo que hizo falta desarrollar en Perú el cultivo de vegetales japoneses y la fabricación de productos japoneses como la soja, las salsas o la pasta. La cocina nikkei ha dado platos como el tiradito, el pulpo al olivo, arroz chaufa de gambas, Daikon con ají amarillo, plátano en tempura o tartar de atún con quinoa.

No obstante, para que una tradición culinaria se desarrolle y se internacionalice como lo ha hecho la cocina nikkei es necesario que existan grandes chefs que aporten su creatividad y carisma. En este sentido, en España, podemos destacar chefs distintas propuestas gastronómicas que pretenden acercar el concepto nikkei a la cultura culinaria española.

Por un lado, tenemos chefs como Luis Arévalo y el restaurante Kena (calle Ferrer del Río 7, Madrid), en el que se apuesta por la evolución de la cocina nikkei a través de una visión cosmopolita y global con el producto como protagonista.

Por otro lado, encontramos a Gastón Acurio y su restaurante Tanta (Carrer de Córsega 235, Barcelona), que pretende divulgar la cocina peruana tradicional y la cocina nikkei entre los comensales españoles.

Finalmente, también en Barcelona, se encuentran los famosos hermanos Adriá (Ferrán y Albert) con su local llamado Pakta (Carrer de Lleida 5, Barcelona), en el que los hermanos Adriá han optado por unir a Kioko Li por el lado japonés y a Jorge Muñoz por el lado peruano para que junto con Albert Adriá lleven a cabo la unión de las tres culturas gastronómicas.