Después de todas las dudas sobre el café, un nuevo estudio vuelve a arrojar luz sobre él trayéndonos buenas noticias a los amantes del café. Según esto, beber café se asocia con un menor riesgo de muerte prematura, independientemente de la cantidad que bebas y de si es o no cafeinado, explica el JAMA Internal Medicine.

“Observamos una asociación inversa del consumo de café con la mortalidad, incluso desde los participantes que informaron beber al menos una taza al día hasta los que bebían ocho o más. También da lo mismo si bebían café filtrado, instantáneo o descafeinado”, explica la doctora Erikka Loftfield, investigadora principal del estudio e investigadora del National Cancer Institute.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron datos de 500.000 personas, las cuales respondieron a preguntas sobre el café, contaron sus hábitos sobre lo que fumaban y bebían y analizaron exhaustivamente su historial de salud. Con todos estos datos sobre la mesa, los investigadores encontraron beneficios de longevidad asociados a casi todos los niveles y tipos de consumo de café.