En 2016 David Nutt estaba trabajando en algo llamado «Alcosynth», una versión sintética de alcohol que tiene los divertidos efectos del alcohol pero sin las toxinas negativas. O lo que es lo mismo, sin resaca. En ese momento, dijo que esperaba que Alcosynth pudiera reemplazar al alcohol tradicional para el año 2050, pero como suele ocurrir en la ciencia moderna, esa línea de tiempo parece haberse condensado considerablemente. En una discusión reciente con The Guardian, Nutt sugirió que su alcohol sintético podría llegar al mercado en tan solo cinco años. De hecho, él mismo ya lo ha consumido.

Nutt dice que escribió por primera vez sobre el concepto en 2005. Su investigación sobre cómo el alcohol afectaba a ciertos receptores cerebrales lo llevó a teorizar que tal producto era posible. En ese momento, sin embargo, los críticos pensaron que estaba demasiado lejos. Pero en un mundo donde cosas como la carne cultivada en el laboratorio se están convirtiendo en una realidad, Nutt finalmente avanzó en su sueño de poner fin a las resacas y los daños relacionados con el alcohol en las personas.

Nutt explica que crear el compuesto Alcarelle, fue más desafiante que simplemente tener la idea, «pero el verdadero desafío es llevar esa molécula a una bebida», dijo a The Guardian. «El lado regulador es mucho más difícil que la ciencia». Sin embargo, su creador dice que él y sus socios comerciales tienen un plan de cinco años para Alcarelle. Están intentando recaudar alrededor de 26 millones de dólares para llevarlo al mercado, con la esperanza de suministrarlo a otras compañías de bebidas para que lo incluyan en sus productos. «Creemos que, una vez que estemos aprobados y en el mercado, vamos a ver una increíble y maravillosa explosión de creatividad. La industria de las bebidas emplea a personas realmente creativas ”. Casi se puede prever cómo los mixólogos se lo van a tomar de en serio.