La elaboración de una buena pizza necesita de tiempo, experiencia y muchas horas de pruebas. Para más inri, en Italia y en el resto del mundo, existen escuelas y certificaciones para convertirse en “pizzaiolo”. Y es que la composición de las pizzas es un tema bastante discutido además de la fermentación de la masa, la proporción perfecta de toppings o el tipo de queso o tomate que utilizamos.

Al ser un tema tan controvertido, los físicos Andrey Varlamov y Andreas Glatz se propusieron investigar hasta encontrar la ecuación perfecta que le permita a cualquier persona preparar la pizza perfecta dando lugar a la siguiente fórmula:

Para consolidar la legitimidad de su estudio, publicado en noviembre en el diario académico de la Universidad de Cornell, los científicos trabajaron con el antropólogo de la alimentación Sergio Grasso centrándose únicamente en la pizza Margherita. Esta ecuación ha demostrado que las claves de la pizza perfecta radian en el proceso de horneado y en el tipo de horno empleado, ya que la termodinámica es esencial. La cámara de combustión y la forma curva del horno de leña o piedra permiten un proceso de cocción uniforme, haciendo que la base quede perfecta y los toppings se doren al punto.