Se cree que su origen está en la Antigua Grecia, unos 4.000 años antes de la era actual, pero lo cierto es que este golosísimo postre está más de moda que nunca. Porque claro, no hay celebración, ya sea desayuno, comida, merienda o cena, a la que no pongamos el colofón con algo de dulce… Y por eso recorremos el territorio nacional a la caza de nuestras favoritas. ¡Apunta!

1. Tres por Cuatro

La que elabora la ex Top Chef Clara Villalón para el restaurante capitaneado por Álex Marugán lleva queso crema, huevos, nata, azúcar y sal. ¿Su particularidad? El queso con el que se hace va cambiando al ritmo de la temporada (en invierno, por ejemplo, se prepara con quesos más grasos, como el azul). Y el tiempo de cocción, para que quede fluida, es clave (disponible también para llevar). Dirección: Montesa, 9 (Madrid).

2. Llisa Negra

El creativo e ingenioso Quique Dacosta propone a los comensales explorar el sabor y la pureza del producto de cercanía en Llisa Negra, su proyecto gastronómico de Valencia. Y es aquí precisamente donde ha puesto su sello personal a una de las tartas más célebres y deseadas de la ciudad. La versión fundente del triestrellado cocinero recurre al queso de oveja para marcar su particular acento. También está disponible para llevar. Dirección: Pascual i Genís, 10 (Valencia).

3. Cañadío

La aclamada tarta de queso de Paco Quirós se ha convertido en una de las enseñas de su grupo. Parte de su secreto reside en el ingrediente principal, el queso fresco, pero la clave del éxito está en su preparación. En palabras de Jesús Alonso, chef ejecutivo de la familia, «lo difícil es conocer la temperatura y el tiempo de horneado precisos, diferentes, por ejemplo, en invierno y en verano». En Cañadío la presentan con una teja de caramelo crujiente y helado artesano; en La Bien Aparecida (Jorge Juan, 8), con crema fina de remolacha escabechada y helado de vainilla de bourbon y en La Maruca (Velázquez, 54) y La Primera (Gran Vía, 1), con teja de caramelo crujiente. Dirección: Conde de Peñalver, 86.

4. La Viña

La fórmula que se sirve en este pequeño local, ubicado en el casco viejo de San Sebastián, es la más replicada de la zona. ¿Por qué? Porque la receta nunca ha sido secreta: lleva un kilo de queso cremoso, medio litro de nata, una cucharada sopera de harina, siete huevos y 400 gramos de azúcar. Dirección: 31 de Agosto (San Sebastián).

5. Jon Cake

Este obrador se dedica en exclusiva al goloso postre y, por eso, tiene una selecta nómina de opciones. Recetas que van desde la clásica versión con quesos crema hasta otras más sofisticadas, como la de Idiazábal. Aviso a aquellos que buscan cierto nivel de intensidad: disponen de una elaborada con un queso azul de tres leches (vaca, cabra y oveja). Todas disponibles en tres tamaños. Dirección: Assaonadors, 29 (Barcelona).

6. Kava

Fernando Alcalá se hizo hace tres años con el oro en el primer Campeonato Nacional de Tartas de Queso celebrado en Canarias. Y desde entonces, su versión se ha convertido en un clásico de Marbella. En una de sus últimas innovaciones el chef ha usado, por ejemplo, queso azul, mantequilla, ‘labneh’ y nata de oveja. Dirección: Av. Antonio Belón, 4 (Marbella).

8. La Buena Vida

En el restaurante de Carlos y Elisa se prepara desde hace 18 años, antes de que se pusiese de moda. ¿Cómo? Al horno, con quesos, huevos, nata, base de galleta y mantequilla. Dirección: Conde de Xiquena, 8 (Madrid).

7. La Cochera del Abuelo

Las claves de su receta 100 % artesana no son secretas: «está hecha con base de yema de huevo, crema de queso artesana y azúcar demerara ecológica». Y su merecida fama obligó a su televisivo cocinero y copropietario Bosco Benítez a hacerlas por encargo para llevar a casa. Dirección: Álvaro de Bazán, 2 (Sevilla).

Deja un comentario