La empanada es, sin duda, uno de los platos más típicos de Galicia (sin menospreciar recetas como el pulpo -a la gallega, claro- ni delicias como los percebes). Las hay clásicas o rellenas de atrevidas mezclas… pero su fama no deja de crecer. Y como la nómina de restaurantes madrileños donde la bordan es tan extensa, he aquí nuestro recorrido particular. ¡Bo proveito!

1. Casa D’a Troya

Los hits por excelencia de la casa inaugurada en 1966 (ahí queda eso…) por Valentín Ortega Vila y su mujer, Amparo, son las empanadas: aquí las elaboran diariamente a partir de una receta creada hace décadas, con harina de trigo de Noia y con rellenos que varían a diario. Las hay de mejillones, merluza, bacalao con pasas… Dirección: Emiliano Barral, 14.

2. O Pazo de Lugo

De su cocina salen platos típicos como el pulpo a feira, la tortilla, los callos con garbanzos… y, por supuesto, la empanada (de lacón, de bonito o de bacalao con pasas). Y lo que es mejor aún: las #EMPANADÍSIMAS, que nacen tras el éxito de la receta original para llegar a casa del cliente en formato para compartir. Se hacen al momento con masa madre y con los mejores ingredientes, por lo que hay que pedirlas con una antelación mínima de una hora. ¿Sus variedades? De bonito casero con pimientos al horno, de pollo campero con queso San Simón, de chipirones en su tinta, de secreto ibérico con peras… Dirección: Argumosa, 28.

3. Naveira do Mar

Ostenta desde hace casi 40 años una fórmula infalible: buena calidad a precios asequibles. Y por eso se ha convertido en una de las direcciones indispensables de Tetuán. La empanada la hacen de bacalao con pasas, de bonito o de xoubas. Dirección: Santa Juliana, 57.

4. La Penela

Aunque en su carta no siempre están disponibles todos los productos (por aquello de que su objetivo es ofrecer siempre lo mejor y en su mejor época para el consumo), la visita es obligatoria. Entre sus entrantes destaca la empanada de zamburiñas, aunque la de bonito también triunfa. Y ojo, porque según lonja o previa reserva se pueden incorporar otros rellenos. Dirección: Velázquez, 96 (y una sucursal más).

5. Ocafú

El progreso de Ocafú, propiedad de La Penela (líneas arriba), se apoya en una oferta protagonizada por especialidades de la gastronomía gallega (claro…) a las que se le aporta un calculado toque de informalidad. Aquí las hacen de bonito o de marisco. Dirección: Jorge Juan, 29 (y cuatro sucursales más).

6. Portonovo

En 1968, Pepe Limeres inauguró este restaurante que tiene como premisa «cocinar el mar», algo que lleva demostrando en su más de medio siglo de funcionamiento. En cuanto a la receta que nos atañe: hay de bonito del Norte o de berberechos. Dirección: Aguarón, 7 (A-6, km 10,500)

Deja un comentario