Con su estilo colonial de Cartagena de Indias, nada más y nada menos que en el centro
de la ciudad, Doñaluz es el espacio perfecto para desconectar de la muchedumbre, ver el
atardeceres cualquier día de la semana o disfrutar de su gastronomía. Su cuidada carta,
que hace hincapié en la gastronomía latina, es el reflejo de los fogones del mundo. Aquí
se puede venir a disfrutar desde el aperitivo a las copas nocturnas.

Su cocina vista y su carta para compartir abogan por la fusión de sabores con un claro
guiño a América del Sur. Platos como las arepas de pollo estilo tinga poblana, guacamole,
bacon crujiente o cochinillo con tomate y queso fresco son una de sus especialidades. Sin
olvidarnos de los chorizos criollos a la brasa con chimichurri tropical o la picanha de res a
la brasa con piña braseada.