Marcado por la Bauhaus y como parte de la economía socialista el Werkbund, el diseño alemán cobró importancia mundial a principios del siglo XX. Con la división del país a partir de 1949, el diseño y la cultura cotidiana se desarrollaron de forma distinta a ambos lados de la frontera: en Alemania Occidental como motor del ‘milagro económico’, y en Alemania Oriental planificada.

Más de 30 años después de la caída del Muro, el Vitra Design Museum (en la localidad alemana de Weil am Rhein, cerca de Basilea, ubicado en un edificio del arquitecto canadiense Frank Gehry) presenta, hasta el próximo 5 de septiembre de 2021, la primera gran exposición de conjunto acerca del diseño de las dos Alemanias en el pe- ríodo de la posguerra.

Tazas diseñadas por Josef Böhm en los 70.

La exposición, titulada Diseño alemán 1949–1989: Dos países, una historia, presenta los objetos concebidos en las antiguas RDA y RFA en aquella convulsa época en comparación directa, sacando así a relucir las diferencias ideológicas y creativas, así como los paralelismos y las referencias cruzadas que unían Este y Oeste.

Los objetos expuestos abarcan desde icónicos muebles y lámparas, pasando por trabajos gráficos, ejemplos de diseño industrial e interiorismo hasta los ámbitos de la moda, los textiles, la joyería… y la gastronomía, por supuesto, con una extensa muestra de objetos cotidianos que podían encontrarse en cualquier cocina durante aquellos años.

Tetera ‘5100’ concebida por Ilse Decho en 1963.

Diseño de la RDA de plástico barato y multicolor, fría funcionalidad en la RFA: la exposición contrapone a estos estereotipos una visión más diferenciada. En ella no sólo pueden admirarse legendarios artículos de uso común, sino también nuevos descubrimientos y curiosidades.

Vajilla de vidrio ‘Europa’, creada por Margarete Jahny y Erich Müller en 1964.

La mirada se detiene en protagonistas como Dieter Rams, Egon Eiermann, Rudolf Horn o Margarete Jahny, pero también en escuelas superiores que dejaron su estampa o en el legado de la escuela Bauhaus. Con ello, la muestra deja patente cuán estrechamente relacionados estuvieron el diseño y la historia contemporánea, así como la cultura cotidiana y el contexto político mundial en la Alemania de la Guerra Fría.

Deja un comentario