Un nuevo estudio sugiere que las dietas de los estadounidenses generan más emisiones que las de otros grupos raciales o étnicos en el resto del mundo. Ya dijimos que . En un artículo publicado por Journal of Industrial Ecology, que probablemente podría interpretarse como una guerra racial, Popular Science explicó los detalles de este estudio que apareció hace una semana.

El estudio examinó los impactos ambientales de varios alimentos y luego utilizó datos de la Encuesta de la Población Activa (EPA) de multitud países sobre las tendencias de la dieta en diferentes grupos demográficos. Los resultados muestran que debido a que los estadounidenses tienden a consumir un poco más de productos lácteos y un poco más de carne que otros grupos étnicos, sus dietas producen más gases de efecto invernadero y consumen más agua. Mientras tanto, las dietas de otros grupos como por ejemplo las de las zonas rurales y de pequeñas ciudades que compran producto local y de temporada, requieren un mayor uso de la tierra y no contribuyen tanto al cambio climático. El estudio utiliza categorías bastante amplias por lo que no es ultra preciso y, por supuesto, no implica que todas las personas estadounidenses coman montones de productos lácteos, mientras que todas las personas de las zonas rurales los eviten, pero no obstante, este estudio nos deja unos datos claves para pensar.