El pan es, sin lugar a dudas, uno de los grandes protagonistas de la dieta mediterránea. En España lo tomamos en las tostadas del desayuno, en el pinchito del mediodía, acompañando la comida, en el bocadillo de la merienda y también en la cena, para mojar la yema del huevo. A todas horas, todo el rato… y forma parte de nuestras vidas desde la prehistoria. Por eso, este apreciado alimento merece tener un día especial en el calendario: hoy, 16 de octubre, se celebra el Día Mundial del Pan.

Sin embargo, a pesar de tener una fecha propia que destaca su importancia como producto de consumo cotidiano, a estas alturas de la película seguro que todos hemos escuchado y/o leído que comerlo tiene efectos negativos para la salud (de hecho, suele eliminarse de la alimentación cuando se inicia una dieta con el objetivo de perder peso). Ya sabemos que no es recomendable comer del blanco en exceso (tiene un índice glucémico alto), pero la historia cambia si apostamos por los que son de verdad, hechos con tiempo, mimo e ingredientes naturales.

Y de eso precisamente saben (y mucho) en The Rustik Bakery: la marca que Bimbo lanzó hace cinco años elabora todos sus productos a base de ingredientes 100% naturales, amasándolos lentamente para, tras dejar que su masa madre fermente durante 14 horas, cocerlos en horno de piedra. De esta manera sus panes adquieren un delicioso sabor, una textura esponjosa y se conservan durante más tiempo sin necesidad de añadir conservantes ni aditivos. Porque lo verdaderamente importante es respetar el tiempo natural de las cosas naturales, valga la redundancia. ¿Que cuáles son las ventajas de consumirlo? Te las contamos a continuación con el objetivo de incrementar el bienestar en tu vida diaria.

Mejora la digestión

Los panes hechos con masa madre, como los que elabora The Rustik Bakery (masa madre blanca, masa madre con cereales…), se digieren mucho mejor que los que llevan otro tipo de masa: el cuerpo humano tarda menos en procesarlos. Su alto contenido en fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal y, por ende, mejoran nuestra digestión.

Tiene un bajo índice glucémico

Como apuntábamos líneas arriba, el pan suele eliminarse de la alimentación cuando se inicia una dieta con el objetivo de perder peso… y es evidente que el pan blanco industrial genera este tipo de problemas por su alto contenido glucémico. Pero eso es algo que no sucede si apostamos por consumir panes muchos mas sanos, hechos con masa madre e ingredientes naturales, sin conservantes, a través de un lento proceso tradicional artesano (14 horas de fermentación). Como lo hacen en The Rustik Bakery.

Una posible solución a algunas intolerancias

El proceso de fermentación de los panes producidos con masa madre es, según diversos estudios, capaz de descomponer el gluten, lo que permitiría su consumo para algunos tipos de celiaquía e intolerancia.

Contiene muchas vitaminas y minerales

Los panes elaborados con masa madre albergan muchos nutrientes: vitaminas B1 a B6, B12, vitamina E, hierro, magnesio, calcio, fósforo, zinc y potasio… además de un increíble balance de proteínas y ácidos grasos. En The Rustik Bakery ofrecen medias hogazas, hogazas enteras, barras y panecillos, todos hechos con este fermento. Esto es algo que contrasta enormemente con los productos masivos que mantienen una fracción mínima del nutriente original después de todo el proceso.

Deja un comentario