¿Cómo percibimos el mundo? Hay quien divide la respuesta a esta pregunta en cinco caminos: gusto, olfato, vista, tacto y oído. Pero esto se derrumba cuando uno se entera de que todo –absolutamente todo- es una gran invención del cerebro. Entonces, ¿dónde se aloja el placer? ¿Qué parte del cuerpo percibe los matices? ¿Y qué ocurre con la textura o el sabor? Quizás el truco consiste en dejar de cuestionarse cómo sentimos y disfrutar de sentirlo con intensidad. Cervezas Alhambra lo tiene claro. Por eso se ha centrado en el proceso de elaboración para lanzar sus nuevas joyas: Las Numeradas. Una edición limitada que no te dejará indiferente. Pero, ¿cuál es su secreto?

Encerradas en un formato de 50 cl., estas maravillas del arte cervecero han sido criadas en barricas que contuvieron previamente vino de Jerez durante al menos un año: Amontillado, Palo Cortado o Pedro Ximénez. Estos vinos, además de su nombre, aportan a cada una de las tres referencias sus matices, texturas y sabores, salvaguardados en una botella que abre camino a un consumo diferente.

Cada una de las tres variedades elaboradas por Cervezas Alhambra tras recorrer el triángulo formado por Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y el Puerto de Santa María en busca de los mejores artesanos de jereces se presenta cargada de tonos y posibilidades, algo que podrás descubrir en nuestro número de diciembre y enero. Para la ocasión, nos hemos sentado con Cervezas Alhambra para traerte una portada ‘diferente’, cargada de artesanía y creatividad. Y en el interior, por supuesto, toda la historia de Las Numeradas, la nueva estrella de la marca.

Descubre lo que han preparado para ti, para tus papilas gustativas, tus receptores olfativos, tus conos, tus bastones, tu tálamo y tu córtex. Y es que, más allá de esto, cuando el proceso es tan bueno, lo único que uno puede hacer es sentarse y disfrutar del camino.