Para aquellos que no conciben una mañana sin un desayuno variado donde los huevos sean los principales protagonistas, tenemos una exquisita selección para que, si ya se te han acabado las ideas, descubras otras formas de empezar el día. Comiendo, eso sí.

Desayunos para quienes no conciban una mañana sin huevos

Todo el mundo sabe, o debería, hacerse un simple huevo frito. Es fácil, rápido y no te llevará más de 10 minutos. Nuestra recomendación es cocinarlo con poco aceite (eso sí, muy caliente), tostar un poco de pan integral y mojar en la yema.

Desayunos para quienes no conciban una mañana sin huevos

Para los que tengan ese espíritu british, el huevo pasado por agua es también otra opción de cocinarlo estés en casa o en el trabajo (si tu oficina tiene la suerte de contar con cocina, claro).

Desayunos para quienes no conciban una mañana sin huevos

Si ya te cuesta abrir el ojo por las mañanas, imagínate coger una sartén y ponerte a cocinar. Para que puedas seguir disfrutando, estés donde estés, ¿qué te parece un bocadillo de huevo duro (prepáralo el día anterior y tendrás menos trabajo), aguacate, rúcula y parmesano?

Desayunos para quienes no conciban una mañana sin huevos

¿Alguna vez has preparado un huevo en el microondas? Pues apunta esta receta. Coges un vasito pequeño e introduces unas tiras de bacon al rededor dejando hueco para el huevo. Cascas el huevo, le añades un poco de pimienta y lo metes 1 minuto en el microondas. Le añades un poquito de sal y listo.

Desayunos para quienes no conciban una mañana sin huevos

Los míticos huevos escalfados son una delicia si sabes cocinarnlos sin que se te rompan y pues así disfrutar de su yema. Para hacerlo, cogemos una taza y la forramos con papel film engrasado con un poquito de aceite. Lo cerramos e introducimos en agua hirviendo durante 4 minutos. Una vez esté listo, introducimos el huevo en una taza con agua fría para cortar la cocción. Sazonar al gusto.