Pez Fuego es la nueva apuesta gastronómica que viene a revolucionar las brasas de la capital. La cocina del mar, haciendo especial hincapié en la materia prima, junto con las brasas es la protagonista de este local. Pez Fuego es mimo al producto, sencillez y explosión de sabor. Todo el género que llega a sus platos está comprado en lonjas seleccionadas de Isla Cristina, Jávea, Denia, Palamós o Bruela.

La carta de Pez Fuego está protagonizada por los pescados y los mariscos cocinados con
diferentes técnicas aunque, sin duda, la parrilla es la más destacable. La gamba roja de Jávea, el bogavante azul. Las chacinas frías como el jamón ibérico de montanera, el tomate de Carabaña con piparras encurtidas y aceite de oliva y los tartares y ceviches, son los platos fuertes de este local que se completa con una bodega de 140 referencias de vino y cócteles reinventados.