Deberían estar prohibidos, ser ilegales o por lo menos venir con una advertencia diciendo de que estas creaciones americanas son la causa de algunas de las resacas más dolorosas que un ser humano puede aguantar. Bueno, eso sin mencionar la borrachera que provocan el día anterior. Si ya te has hecho con nuestro número 5 de Tapas serás ya todo un experto en los estragos que cualquier tipo de menjurje en versión mini puede causar. Y hoy, te damos un dato más para que sumes a tu lista de precauciones: Los jello shots.

Estos cocktails succinables son el ejemplo perfecto de lo que hay que tener para que una fiesta universitaria sea todo un éxito y encaje por completo en el estereotipo de fiestón americano. Se elaboran con una mezcla de gelatina de sabores y el alcohol que mejor le encaje al anfitrión –aunque vodka o ron son las opciones más usadas-. Se hacen en tamaño ‘chupito’ y se beben como cualquier chupito, lo malo es que saben tan bien y son tan parecidos a un caramelo que es imposible contar cuantos te has bebido.

Aunque pensándolo bien, si se elaboran con creatividad y se mezclan con ingredientes exclusivos, tampoco se alejan tanto de algunas de las creaciones ‘moleculares’ tan demandadas en la alta cocina. ¿No?