Sabiendo de antemano que en el plato no habrían patatas fritas ni bebida incluida probablemente no superarían los 50 euros.

Ahora bien, si te decimos que incluye langosta, foie gras y carne de Wagyu, ¿cambiarías de opinión? Sea como sea, en Tapas creemos que a este chef se le ha ido bastante de las manos el precio de la creación porque por mucho ingrediente top que lleve no tiene ni pies ni cabeza pagar 2.251 dólares por una hamburguesa.

Fanático de las hamburguesas, este chef afincado en Houston decidió que debía de contribuir de alguna forma en la sociedad y en el universo gastronómico para conmemorar el Día Internacional de la Hamburguesa, celebrado el pasado 28 de mayo. Así que viendo la monstruosa creación, creemos que juntó algunos de los ingredientes más caros del mundo para unirlos y diseñar lo que podéis ver a continuación.

Elaborada a base de carne de Wagyu envejecida y un filete de ternera Black Angus, la hamburguesa se completa con lo siguiente: langosta infusionada en ginebra, foie gras, trufa negra, queso Remeker, jamón ibérico y tomates japoneses. Pero eso no es todo. Una buena hamburguesa siempre debe, o debería, ir acompañada de una salsa que en este caso se elabora con langosta, café de Jamaica, vainilla de Madagascar, azafrán y soja japonesa. ¡Y el pan! Las dos coberturas más importantes de una hamburguesa también han sido cuidadas hasta el más mínimo detalle. Tanto que las han recubierto en hojas de oro de 24 quilates que normalmente cuestan unos 135 euros.

Si es que cuando uno tiene tiempo libre, se nota… y mucho.