El conflicto entre Rusia y Ucrania ya está dejando las primeras consecuencias en los supermercados de España: está escaseando el aceite de girasol. En los últimos días hemos visto cómo algunos compradores han arrasado con este producto ante el miedo de quedarse sin él. Esto se debe a que Ucrania produce el 60% del aceite de girasol que se consume en el país.

A pesar de que el aceite de oliva es el más consumido en España, muchos optan por usar el aceite de girasol, principalmente en el sector de la hostelería, para ciertas elaboraciones de frituras, ya que hasta hace unas semanas, era un producto muy accesible económicamente.

Aquí te presentamos algunas alternativas que puedes utilizar por si el aceite de girasol se termina en el supermercado.

Aceite de orujo de oliva

Se elabora con los restos de la producción de otros aceites: con la pulpa, la piel y los huesos de aceitunas en los que queda grasa que extraer. Es una muy buena alternativa si se quiere freír cualquier alimento, y a muy buen precio, a veces, incluso menor que los aceites de girasol de mejor calidad. 

Aceite de colza

Este aceite tiene muy mala fama en España por la intoxicación masiva con este producto 1981. No obstante, en la actualidad, los expertos dicen que es completamente seguro consumirlo. Es de sabor neutro y es perfecto para freír. Por su mala fama es un poco difícil de encontrarlo en los supermercados españoles, pero en sí se puede encontrar en las plataformas de venta por internet como Amazon.

Aceite de aguacate

Aunque este no es un aceite muy popular en España, este producto es rico en ácidos grasos monoinsaturados, que son muy beneficiosos para la salud cardiovascular. Es muy fácil de encontrar en cualquier supermercado, y los precios son cercanos a los del aceite de oliva.

Aceite de coco

A pesar de que este aceite contiene más grasas saturadas que el resto, es una buena opción para utilizar en la repostería como bizcochos, galletas o tartas. Es muy fácil de encontrar y su precio es económico.

Mantequilla

Aunque recomiendan que su uso sea moderado, por su alto contenido en grasas saturadas, este producto es perfecto para utilizarlo en la repostería, ya que su sabor es muy compatible con este tipo de recetas. También es una alternativa para sustituir el aceite en pequeñas preparaciones, como por ejemplo, un huevo frito o verduras salteadas.

Aceite de Sésamo

Este aceite vegetal es derivado de las semillas de sésamo y tiene un aroma distintivo. Comúnmente se emplea como aceite de cocina en sudeste de Asia y como reforzador del sabor en diferentes platillos, así que esta también es una alternativa saludable al aceite de girasol, son muy parecidos porque ambos provienen de semillas. 

Deja un comentario

Cancelar la respuesta