Conservas Nudista nació, como ellos mismos dicen, de la idea de reinterpretar la taberna tradicional para ofrecer a los clientes un punto de encuentro donde vivir momentos que levantan el ánimo a cualquier hora del día. Pero Conservas Nudista es mucho más que eso. Es un lugar en el que degustar algunas de sus mejores conservas, entre las que destacan las de marisco, las de pescado y las de verduras, en un local que te traslada de un salto años atrás.

Su carta, creada en base a todas las conservas que elaboran ellos mismos, está dividida en función del tipo de conservas, raciones, ensaladas, legumbres y tostas. Y cada uno de sus platos incluye conservas. Entre ellos destacan las alcachofas con berberechos o navajas, el tronco de bonito en escabeche con cebolla y vinagre de sidra, el pisto de calabacín con bonito, la escalibada con bacalao o pez espada ahumado, la ensalada de tomate con aguacate y ventresca o las pochas con berberechos y piparras. Y, como tostadas, la de piquillo con boquerones, mojo picón con sardinas o atún rojo ahumado. Pero no nos olvidemos de los postres como el melocotón en almíbar, otra de sus conservas. Y lo mejor de todo, si te gustan sus recetas, es que puedes comprar todas sus conservas allí mismo.