Hemos asistido a la noticia de todo tipo de locales alrededor del mundo y, precisamente por eso, podemos decir que hay ciertas modas que se están yendo de las mano. ¿Lo último? Un local para ir a tomar algo con una compañía muy roedora, el conejo.

Más que un local al uso, se trata de una cafetería-restaurante bien asentada, donde poder comer y cenar o, simplemente, tomar un café reponedor, que desde el 16 de agosto lleva siendo la comidilla de todo el mundo. La culpa de esto la tiene la clientela tan especial que admite: una docena de conejos abandonados.

El menú de Rabbitland, Conejolandia, así se llama el restaurante, cuenta con ensaladas, nuggets, sándwiches, patatas y dumplings, y viene acompañado de la posibilidad de acariciar a bolas de pelo tan bonitas como estos conejos de diferentes razas, colores y tamaños.

Estos animales, encontrados en las calles, deambulan a sus anchas por el establecimiento, pero aún así hay varias normas de higiene: obligación de llevar calcetines, no jugar con los conejos y menores de 13 años acompañados de sus mayores.