Se habla mucho de los alimentos ecológicos y es muy común relacionarlos con lo vegetariano, lo vegano o cualquier otra rama de la alimentación. Porque escuchamos hablar mucho pero no sabemos qué significa exactamente que un producto sea ecológico. Así que es momento de ponerse al día y saber por qué hay tiendas especializadas en este tipo de alimentos.

Un alimento es ecológico cuando en su sistema de producción, en las técnicas utilizadas, se ha respetado el medio ambiente. Es decir, no se utilizan sustancias químicas, pesticidas o fertilizantes. Así se obtienen alimentos saludables y con las propiedades nutritivas naturales de cada uno de los ellos. Se respeta el medio agrario, los ciclos naturales, valorando así la riqueza del entorno y el desarrollo rural sostenible. Además se pretende el uso responsable de la energía y los recursos naturales.

Para ello se utilizan abonos orgánicos como el estiércol, entre otros, para favorecer la fertilidad y nunca se emplean organismos modificados genéticamente o derivados de ellos para favorecer la producción. Tampoco se permiten llevar a cabo procesos que perjudiquen al medio ambiente, al bienestar de los animales y a la salud de las plantas.

Debemos saber que para obtener la certificación ecológica debe estar regulado el proceso de producción por una normativa europea. Cuando se le conceda el sello al alimento es cuando se puede de hablar de eco, bio, orgánico… Además en el envoltorio debe aparecer el nombre o código de la entidad que ha concedido el título y también el sello europeo.

La agricultura ecológica lleva regulada en España desde 1989 que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica ‘Agricultura Ecológica’. Con los años ha ido sufriendo modificaciones para mejorar la normativa y para definir más las condiciones de la certificación y establecer un nuevo marco jurídico para estos productos.