Podrá gustarte más picante o menos. Podrás ser de los que no pueda empezar a comer sin una Michelada o un Margarita primero. O de los que prefiera el mole a la salsa pico de gallo. Pero de lo que sí estamos seguros es que, al menos, un día al mes tu cuerpo necesita darse un buen homenaje con lo mejor de la cocina mexicana: los tacos. Esa finísima tortilla de maíz enrollada en una sabrosa carne aderezada cuya salsa es inevitable que se te escurra por las manos. Y sí amigo, por mucho que la dobles y lo intentes, no podrás evitar manchar el plato. Pero tranquilo porque si no lo hiciéramos, no sería tan auténtico.

En Tepic, un referente gastronómico madrileño, saben muy bien cómo preservar la tradicionalidad mexicana. Inaugurado recientemente en el número 14 de la Calle Ayala, el nuevo restaurante de La Milla de Oro cuenta con dos espacios: una barra, por si eres de los que no tiene ni una hora para comer o quieres un ambiente mucho más informal y la zona para los que amen la sobremesa. Un salón para celebraciones familiares, una cena con amigas o en pareja. Todo Tepic está decorado con un toque urbano, sin olviar su esencia, y, al mismo tiempo, con un toque muy minimalista gracias a los espejos que conforman las paredes y los 200 cactus repartidos por todo el restaurante.

En cuanto a la carta, recetas clásicas como los tacos al pastor, el aguachile de camarón, las huaraches de ternera se fusionan con otras totalmente actualizadas como los tacos de solomillo o el ceviche a la mexicana, una receta a base de ceviche de pargo macerado en lima, con salsa de pico de gallo, cilantro y un toque del preparado de Tepic para sus micheladas. Unos suculentos platos para maridar con la mejor coctelería de su carta. Por cierto tiene más de 60 tipos de mezcales y tequilas. Ahí lo dejamos caer.